Un efecto imprevisto: contaminación por nitrogeno

Un nuevo problema ecológico se ha añadido a los muchos que ya conocemos. Se trata de la excesiva cantidad de nitrógeno reactivo que se ha ido acumulando en la tierra como resultado del uso masivo de uno de los mal llamados avances de la humanidad: los fertilizantes agrarios, que al llegar a la tierra, no solo producen su beneficioso efecto (una alta producción de plantas y por tanto de alimento) sino que despues se integra en el ecosistema a traves de los acuiferos, llegando a los rios y produciendo reacciones quimicas que resultan en la producción de nitratos, perjudiciales para nuestras aguas. Los efectos sobre la salud humana son importantes. Os dejo una noticia del diario Público sobre el tema para que aumenteis la información:

http://www.publico.es/ciencias/370772/europa-se-ahoga-en-nitrogeno .

Las causas de este problema (y de que yo  me ocupe de ello aquí), son, otra vez, los parámetros capitalistas. Más en concreto, el consumo de carne en los paises altamente industrializados, provoca la paradoja de haber quitado el uso de las tierras a sus cultivadores tradicionales (los campesinos), solo para pasar a una agricultura donde no se producen alimentos, sino pienso para los animales que nos dan la carne. Carne que ni siquiera es de calidad, solo importa que sea mucha para vender mucha, consiguiendo altos beneficios aunque sea a costa de la destrucción de los sistemas de vida respetuosos de nuestros ancestros y de los ecosistemas. Podeis leer más sobre este y otros abusos en el libro Lo que hay que tragar, de Gustavo Duch, os lo recomiendo encarecidament, os dará una perspectiva muy distinta de lo que es el “progreso”.Os dejo el enlace a su blog y una foto de la portada de su libro.

Blog lo que hay que tragar: http://loquehayquetragar.wordpress.com/

el libro:

Podeis sumaros a la lucha campesina por recuperar sus tierras para la producción de alimentos en:

www.viacampesina.org

¡Saludines!.

Published in: on 12 abril, 2011 at 10:35  Dejar un comentario  

Islandia, guardiana de la Democracia

 

En un pais europeo, de cuyo nombre los medios no quieren acordarse, el pueblo soberano ha hecho dimitir a un gobierno al completo, se han nacionalizado los principales bancos, se decidió no pagar la deuda que estos han creado con Gran Bretaña y Holanda a causa de su mala política financiera y se acaba de crear una asamblea popular para reescribir su constitución. Todo ello sin violencia. Maravilloso, ¿verdad?.
      Demos un breve repaso a los hechos que han llevado al pueblo islandés a ser dueños de su vida y su gobierno:

    En 2008, el banco mas importante del pais es nacionalizado. La moneda islandesa se hunde y la bolsa suspende toda actividad. Es la bancarrota.
   

      Durante 2009, los ciudadanos, “armados” de cacerolas y otros utensilios ruidosos, toman las calles y se manifiestan en bloque frente al parlamento.

 Logran la dimisión del Primer Ministro, con todo su gobierno y que se convoquen elecciones. Al mismo tiempo se había aprobado realizar el pago de la deuda contraida con Gran Bretaña y Holanda mediante la entrega de 3500 millones de euros, que serían pagados al 5,5 % de interés por todas las familias del país.

    En 2010, la gente se echa otra vez a la calle y consiguen que esta ley sea sometida a referendum. El 93% de la población votante rechaza la ley.
A todo esto, el gobierno ha iniciado una investigación para dirimir jurídicamente las responsabilidades de la crisis. Comienzan las detenciones de varios banqueros y altos ejecutivos. La Interpol dicta una orden, y todos los banqueros implicados, abandonan el país. ¿Os dais cuenta de lo importante de lo que acabo de escribir?.

      Y ya por último, se formaron asambleas populares para reformar la constitución, y en ello están. Estas reformas incluiran todas aquellas medidas que sean necesarias para que una nueva crisis no pueda derivar en los graves hechos que se vivieron.

    Solo me queda decir una cosa: ¿alguien necesita una cacerola?…

Published in: on 8 marzo, 2011 at 13:29  Comments (2)  

Nueva clase de protesta

Tras expresar mi posición formal sobre la huelga del 29-S, quiero aclarar algo. Pienso que en las circunstancias actuales una huelga es claramente insuficiente. A nadie con un mínimo de espíritu crítico se le debe escapar que las estructuras globalizadoras en que estamos inmersos han definido un escenario que convierte en obsoletos tanto los problemas como las soluciones que se daban cuando el mundo laboral y comercial se limitaba al ámbito nacional de cada país. Ahora las políticas globales predominan y son las reglas del libre mercado las que condicionan las decisiones de los gobernantes nacionales. Por no hablar de las poco transparentes directrices que estos reciben de organismos económicos cuyo campo de acción es mucho más amplio. En consecuencia, nuestros gobiernos toman decisiones que van incluso en contra de su ideología y de sus gobernados, haciéndoles parecer perdidos y desorientados. Cosa que no ocurre con los empresarios multinacionales y sus representantes políticos (la derecha). Es por eso que hay que dar un salto en la organización obrera y oponer al “empresariado global” una protesta también global. Y en mi opinión no es suficiente con preparar una huelga global. Pienso que sería más eficiente una “huelga de consumo”, esto es, dar instrucciones a la población para que compren solamente la comida y bebida necesaria para vivir y sólo en comercios locales, incluso que aquellos productos frescos que puedan ser adquiridos directamente al productor local deberían comprarse así .Y que no compren nada más, provocando pérdidas e incluso la ruina a las multinacionales, obligándolas a aceptar una negociación laboral justa.
Safe Creative #1009117298347

Published in: on 11 septiembre, 2010 at 14:53  Dejar un comentario  

Sobre la Huelga

Salud, camaradas. Hoy me apetece escribir de nuevo, después de las vacaciones y la vuelta al estrés de la gasolinera. Y quiero volver con un comentario sobre la cercana huelga general que los sindicatos han anunciado para el 29 de este mes. A mi alrededor escucho sobre todo razones para no hacer huelga ese día: que si te quitan el sueldo del día, que si a ver que hacen los compañeros, que si no sirve para nada, que si los sindicatos no se han acordado de nosotros hasta ahora,etc etc etc. Pues bien, mi opinión es que hay que hacer huelga, primero para que los políticos vean que aún no estamos tan alienados como les gustaría, y segundo para joder precisamente a los sindicatos, para obligarlos a soltar la teta gubernamental y volver a la lucha por los derechos y la dignidad de los obreros. Y en tercer lugar, por coherencia con nuestra identidad obrera, que como el compañero Manuel Cañada de Izquierda Unida dice aqui: iu-extremadura.es/index.php/panfleto_para_despuÉs_de_una_huelga ,
ha sido ninguneada hasta el extremo de que los propios obreros hemos renegado de ella, creyendonos miembros de la llamada “clase media” o acomodada, olvidando que nuestras vidas dependen de un sueldo, y nuestra dignidad laboral, cuando no como personas, de unos logros que otros obreros luchadores consiguieron en otros tiempos más duros. Por eso, yo voy a ir a la huelga. Pues eso, un placer leeros de nuevo, y espero no tardar mucho en aportar algo más. Saludos.

Published in: on 8 septiembre, 2010 at 15:29  Comments (1)