Un efecto imprevisto: contaminación por nitrogeno

Un nuevo problema ecológico se ha añadido a los muchos que ya conocemos. Se trata de la excesiva cantidad de nitrógeno reactivo que se ha ido acumulando en la tierra como resultado del uso masivo de uno de los mal llamados avances de la humanidad: los fertilizantes agrarios, que al llegar a la tierra, no solo producen su beneficioso efecto (una alta producción de plantas y por tanto de alimento) sino que despues se integra en el ecosistema a traves de los acuiferos, llegando a los rios y produciendo reacciones quimicas que resultan en la producción de nitratos, perjudiciales para nuestras aguas. Los efectos sobre la salud humana son importantes. Os dejo una noticia del diario Público sobre el tema para que aumenteis la información:

http://www.publico.es/ciencias/370772/europa-se-ahoga-en-nitrogeno .

Las causas de este problema (y de que yo  me ocupe de ello aquí), son, otra vez, los parámetros capitalistas. Más en concreto, el consumo de carne en los paises altamente industrializados, provoca la paradoja de haber quitado el uso de las tierras a sus cultivadores tradicionales (los campesinos), solo para pasar a una agricultura donde no se producen alimentos, sino pienso para los animales que nos dan la carne. Carne que ni siquiera es de calidad, solo importa que sea mucha para vender mucha, consiguiendo altos beneficios aunque sea a costa de la destrucción de los sistemas de vida respetuosos de nuestros ancestros y de los ecosistemas. Podeis leer más sobre este y otros abusos en el libro Lo que hay que tragar, de Gustavo Duch, os lo recomiendo encarecidament, os dará una perspectiva muy distinta de lo que es el “progreso”.Os dejo el enlace a su blog y una foto de la portada de su libro.

Blog lo que hay que tragar: http://loquehayquetragar.wordpress.com/

el libro:

Podeis sumaros a la lucha campesina por recuperar sus tierras para la producción de alimentos en:

www.viacampesina.org

¡Saludines!.

Published in: on 12 abril, 2011 at 10:35  Dejar un comentario  

¿Aqui quien cobra?

Esta es cortita pero muy graciosa, me la cuenta Carlos, amigo y colega del oficio. Se encontró en cierta ocasión con una señora extranjera (creo recordar que francesa), que pedía por la toilette (baño en francés, por si alguien no lo sabe). Carlos le da la llave, le indica donde está y sigue su tarea. Al rato, vuelve la señora, llama la atención de mi colega y le interpela educadamente: “cobra toilette…”. El chaval le contesta que no, que allí no se cobra por el uso de los baños, pero la señora que insiste: “no, no, cobra toilette, cobra toilette…”, y Carlos que se reafirma: “que no señora, que no hay que pagar por usar el servicio.Así un buen rato, hasta que ya él se da cuenta de que no está entendiendo a la señora, que le decia que la acompañara. Se va con ella y cual seria su sorpresa cuando ve en el suelo del baño…¡UNA SEÑORA CULEBRA!.

Published in: on 10 abril, 2011 at 14:39  Dejar un comentario