Buena Economia, Mala Economia (I)

Una de las objeciones más comunes que me suelo encontrar a esta idea de un mundo sin dinero es la creencia (para los economistas ley universal) de que los recursos obtienen un valor añadido simplemente al obtenerlos. Por supuesto eso tiene perfecto sentido si queremos construir un sistema económico basado en el valor de las cosas y nada más. O sea en el mundo que vivimos. Por decirlo de una manera sencilla, si queremos jugar al monopoly, existen unas reglas que todos debemos conocer y acatar. Lo que somos incapaces de ver es que tenemos otros “juegos” a nuestra disposición. Y si la economía actual no nos satisface (ver la entrada titulada Bases Ideológicas), ¿que nos impide cambiar, no las reglas de juego, que son perfectamente válidas para ese juego, si no de juego en sí?. De ahí que la primera regla de este sistema que propongo sea que los recursos de que disponemos tienen precisamente su propio valor intrínseco. O sea que un saco de cereal es un saco de cereal y nada más. Y el sistema debe buscar la forma más eficiente de obtenerlo, conservarlo y hacerlo llegar a toda la población. En el mundo económico actual, si tienes un saco de cereal, le pones un precio y lo vendes a quien te lo pague. Pero enseguida vemos que hay parte de la población que no tiene dinero para pagar el recurso. Aquí ya se manifiesta el fracaso de este sistema, pero preferimos no cambiar y simplemente hacemos la vista gorda mientras la gente muere de hambre (el asunto es más complejo pero creo que así se entiende bien). Y achacamos esta muestra de insensibilidad a la supuesta “maldad natural” del género humano, y añadimos que el dinero sólo es la herramienta, es la persona lo que es malo. Esto es más falso que un amigo de Facebook. Las personas no somos malas o buenas. Somos malos…y buenos. A la vez. Indisolublemente. Y lo que hace que actúemos de una manera o de otra son las circunstancias que rodean la elección. Entre otras, la herramienta. Jose María (alias chemazdamundi), experto economista cuyo blog recomiendo mucho, me ponía el ejemplo de que un martillo es sólo una herramienta, y era la persona quién optaba por usarlo para clavar clavos y construir cosas o para usos más malignos. O sea que la persona es mala o buena. Error. Si a la gente le das martillos y clavos, alguno habrá que los use para sacar los ojos al vecino, pero la mayoría los van a usar para construir. Y si les das armas (cuchillos, espadas, pistolas) se van a dedicar a la guerra y a matarse. Por eso, si les das dinero y les dices que cuanto más acumulas más recursos ( alimentos, ropa, seguridad, etc) puedes conseguir, acabas teniendo el sistema económico actual. O sea escasez artificial, ricos y pobres, guerras, delincuencia. ¿Debemos creer que todo esto es fruto de la naturaleza humana?. Ya hemos visto que no. Sólo nos hemos equivocado de herramienta, o de juego. Y podemos cambiar eso. Sólo hay que elegir otras herramientas ( p.e. el trabajo solidario o gratuito y la gestión eficiente) y construir un nuevo sistema, que deje atrás las desigualdades y demás efectos negativos del actual. De ahí nace mi propuesta. Saludos.

Anuncios
Published in: on 9 septiembre, 2010 at 14:46  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://elpega.wordpress.com/2010/09/09/buena-economia-mala-economia-i/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: